Llámanos: +34 686 990 766 / +34 686 990 768 | Email: reservasnovacompostela@gmail.com | Calle Costa Nova de abaixo, 2 - Santiago de Compostela | GPS: 42,885202 / -8,544181

Sin categoría

Malpica de Bergantiños es uno de los puertos balleneros que hubo en la costa de Galicia en el siglo XVII. Malpica era un mirador privilegiado para vigilar el paso de las ballenas, con las islas Sisargas como promontorio internado en el mar.

Dicen los escritos que la captura y posterior comercialización estuvo originariamente en manos de los marineros cántabros y vascos, pasando luego a ser una tarea y un negocio controlado por el clero, concretamente por el obispado de Mondoñedo, quien encontró una fuerte oposición por parte de los marineros locales. De la captura de la ballena se obtenían grasas, aceite, carne y huesos. Algunos de estos huesos llegaron a ser empleados como vigas de los techos de pequeñas construcciones.

La villa malpicana aparece documentada en el siglo XIII, en textos que hablan de la pertenencia del territorio al arzobispado de Compostela, pasando después a ser dominio del conde de Monterrei dos siglos más tarde.

En la actualidad, Malpica de Bergantiños es uno de los puertos más importantes de la pesca artesanal de Galicia. Cuenta con unas instalaciones en las que se encuentran un servicio de Travel Lift para facilitar los servicios de reparación de barcos, dos grúas, una lonja en la que se subasta el pescado y una fábrica de hielo, la más grande de la Costa da Morte.

 La pesca es su actividad más destacada, pero también el turismo y sus servicios auxiliares. El principal núcleo de población es la capital municipal, que da nombre al municipio, aunque también tenemos localidades como Buño, Seaia o Cerqueda en los que se agrupan la mayor parte de los vecinos del territorio.

En el medio rural encontramos varias instalaciones ganaderas, principalmente dedicadas a la producción de leche, así como productores de cultivos hortícolas de alta calidad.

El puerto de Malpica es uno de los puertos de pesca de bajura más importantes de Galicia. Es un puerto vivo, tanto por el hecho de contar con modernas infraestructuras que van resolviendo las nuevas necesidades, como por ser testigo de importantes momentos históricos. Desde aquí se escaparon represaliados del Franquismo hacia Francia. Algunos acabaron luchando en la II Guerra Mundial y en campos de concentración, otros se asentaron en la ciudad peruana de Chimbote donde ayudaron a construir el “primer puerto pesquero del mundo”.

En el Muelle Norte están las casetas de los profesionales del mar, la fábrica de hielo, el dique de abrigo y la lonja. En ella puedes entrar, pero sin estorbar a vendedores, comercializadores y compradoras, conocidas como “pescas”.

En el Muelle Sur tienen su sede las dos asociaciones de rederas de Malpica: Mar da Illa y O Feital. Ellas arman, reparan y confeccionan redes de cerco y artes menores para los barcos locales.

La Asociación de Redeiras O Fieital organiza visitas guiadas, que puedes concertar en el correo redeirasdofieital@yahoo.es o en el teléfono 617 695 230.

Aunque los vecinos de Malpica siempre la llamaron “la Isla”, Las Sisargas son un archipiélago formado por tres islotes independientes: la Grande, la Chica y la Malante. Para llegar hasta allí puedes contratar el servicio de un barco privado ya que no hay transporte público.

Desde el pequeño embarcadero de la Sisarga Grande, al lado de la playa, parte un sendero de unos 2 kilómetros hasta el faro. Por su situación, es el primero de la Costa da Morte, o el último, si se va hacia al Norte. Construido en 1853, es uno de los faros más antiguos de la Costa da Morte junto con el de Fisterra. En 1912 se aprobó una amplia remodelación. El funcionamiento está automatizado desde 2002. Fíjate por la noche: emite 3 fulgores de luz blanca cada 15 segundos.

Las Sisargas son un importante refugio para las aves marinas, algunas de ellas en peligro de extinción, y zona de paso para aves migratorias. De hecho, el archipiélago está declarado Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) dentro del LIC Costa da Morte – Rede Natura 2000. También son muchas las especies de flora endémicas como varios tipos de Armeria maritima que tiñen de rosa las islas durante la floración estival.

La importancia de las islas Sisargas está en sus colonias de gaviota oscura (Larus fuscus), gaviota tridáctila (Rissa tridactyla), gaviota patiamarilla (Larus cachinnans) o el arao común (Uria aalge).

Actual sede de la Cofradía de Pescadores de Malpica, el edificio de la Casa do Pescador se inauguró en 1956 y su decoración se encargó a Urbano Lugrís. Sus obras, que el pintor dedicó a los pescadores de Malpica, puedes visitarlas gratuitamente a diario de 9:00 a 14:30 horas. Por la tarde, está abierta la sala de la 1ª planta.

En el primer piso, el actual Hogar de los Pensionistas, te esperan cinco murales que representan el imaginario marino. Cada uno es una ventana a una parte de la tradición malpicana, coronada de una dedicatoria a los pescadores.

En la segunda planta del edificio hay un reloj de madera grabado por Lugrís junto al que se encuentran dos trípticos. Uno muestra los santos locales San Julián, la Virgen del Carmen y San Adrián, y el otro a los santos marineros San Telmo, Santa Exeria y San Brandán.

En el bar O Pescador, situado en el mismo edificio, verás la rosa de los vientos que lleva más de medio siglo indicando a los marineros los soplos favorables, o no, para emprender sus singladuras.

Cada 16 de junio o el domingo siguiente si el día cae por la semana, las playas de Area Maior y Canido son el primer lugar por el que discurre la procesión de San Adrián, de gran devoción.

Fieles y vecinos, algunos ofrecidos van descalzos, acompañan a primera hora de la mañana la imagen del santo durante unos cuatro kilómetros por el sendero que une Malpica con el santuario, situado en el cabo del monte Beo y justo en frente de la “isla”, nombre con el que las tres Sisargas son conocidas en Malpica. A 182 metros sobre el nivel del mar, las vistas son inmejorables.

La procesión, que vuelve por la tarde para la iglesia parroquial, pasa por Seaia, lugar donde nació en 1738 el franciscano Pedro Cambón.

La romería está declarada Fiesta de Interés Turístico Gallego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *